All Posts by Wolf

Figuras musicales dentro del pentagrama

Las figuras musicales dentro del pentagrama

La música es algo que va más allá de ser capaz de tocar la nota correcta, depende del ritmo, de los silencios y de la duración de estas mismas notas. Así, debemos aprender a distinguir qué duración tienen las figuras musicales y sus silencios cuando tocamos con un compás de 4/4.

En vez de cargarte con un artículo más largo explicando el resto de los compases binarios, si aprendes este, será capaz de sacar los demás compases binarios como 2/4 y 6/8 por simple deducción. De igual manera, se incluyen las figuras musicales de las notas y sus silencios más comunes correspondientes a este compás. Antes de entrar en materia, te dejamos con una tabla con las figuras musicales por si quieres consultarlas directamente.

Las figuras musicales: La unidad de compás

Un compá​​​​s dentro de la música es la figura musical que está compuesta por varias unidades de tiempo: una redonda, una blanca, una negra, una corchea o una semicorchea. Estos se indican al comienzo de la partitura o después de una doble barra cuando el compositor quiere que cambiemos de compás dentro de la misma obra. Un compás es una fracción que nos indica cuantas notas distintas caben dentro de él, o la cantidad de figuras musicales que pueden completarlo.

El tiempo específico de un compás se determina interpretándolos números que aparecen en la fracción. Usemos como ejemplo el compás de 4/4, el numerador, indica el valor de la nota de pulso básico de la música. Aquí interpretamos que el 4 del numerador nos indica que es un cuarto de tiempo, por tanto, es una negra. Mientras que el denominador nos indica cuantas de estas notas aparecen en un compás (4). Por tanto, el compás de 4/4 es una figura musical dónde aparecen cuatro negras.

Existen distintos tipos de compases, dependiendo de si se clasifican por las formas que forman pueden ser: binarios, ternarios y cuaternarios. O si se clasifican de acuerdo con la división binaria o ternaria de cada pulso surgen los compases simples (subdivisión binaria) y los complejos(subdivisión ternaria).

El compás de 4/4

A lo largo de la historia de la música han surgido distintos tipos de compases entre los que podemos destacar: el compás de 9/8, el compásde 3/4, el compás de 6/8 y el de 2/4. Sin embargo, de todos ellos, el compás4/4 es uno de los más usados en la actualidad.

Como ya habíamos visto en el ejemplo de cómo interpretar el significado de un compás, sabemos que un compás de 4/4 representa una figura musical dónde hay cuatro negras. Ahora bien, no es obligatorio que todas las notas sean negras, sino que se pueden usar combinaciones de figuras musicales que den como resultado 4 tiempos:

  • 1 blanca + 2 negras = 4 tiempos
  • 2 negras + 4 corcheas = 4 tiempos
  • 8 semicorcheas + 4 corcheas = 4 tiempos, etc.

Las combinaciones se pueden hacer mucho más complejas, dependiendo de la intención que haya tenido el compositor cuando creó la obra.Pero no importa que tan compleja sea, siempre que conozcas las figuras musicales correspondientes a sus notas y silencios no tendrás problemas.

Los valores de tiempo de las notas y sus silencios

Conocer el valor de cada figura musical es necesario para cualquier músico, pues aprendidos de manera correcta los podrás aplicar a cualquier compás. Por tanto, si no conocías los valores de las figuras musicales anteriores, aquí te dejo una guía corta sobre los más importantes.

Primero debemos comenzar determinando que parte del compás es la que determina su cantidad de tiempos. Esta es el denominador, o sea, el número inferior. Aquí tienes que pensar en los valores de las notas y sus silencios, no en el compás. Cada una tiene su propio valor:

La Redonda

IMAGEN

Esta figura musical se representa en el pentagrama con la forma de un círculo. Su duración es igual a la de cuatro negras, o sea, cuatro tiempos, cubriendo todos los tiempos disponibles en un compás de 4/4. Por tanto, una vez que es incluida, no cabría ninguna otra figura musical. El valor de silencio correspondiente a esta nota, al igual que para las siguientes, será el mismo que el de su duración.

La blanca

IMAGEN

Una blanca es la mitad de una redonda: dos tiempos. Por tanto, puede combinarse con otra blanca, dos negras u otras notas menores, siempre y cuando la suma de estas sea igual a dos tiempos. Tiene la forma de una plica sin adornos con una cabeza en forma de nota ovalada hueca. Su silencio es igual a dos tiempos.

La negra

IMAGEN

Una negra es la unidad de tiempo básica, siendo igual a un tiempo. Por lo que puede combinarse con otra negra y una blanca, tres negras más o una combinación que dé como suma tres para completar el compás de 4tiempos. La forma de la negra es casi la misma que la de la blanca, solo que la cabeza es una nota ovalada negra. Su silencio es de un tiempo.

La corchea

IMAGEN

Se representa usando una plica y un corchete, su duración en un compás de 4/4 es la mitad de una negra, medio tiempo. Se puede combinar con blancas y negras, siempre y cuando se cumpla que la suma total sea 4 tiempos.Su silencio es medio tiempo.

La semicorchea

IMAGEN

Su duración es de un cuarto de tiempo, la mitad de una corchea y tiene la forma de una nota negra con una plica y dos corchetes. Es decir, que para completar un compás de 4/4 solo con semicorcheas son necesarias16, pero igualmente se pueden combinar, con blancas, negras y corcheas. Su silencio dura un cuarto de tiempo.

Existen más notas y sus silencios, tanto superiores (cuadrada, longa y máxima), así como menores (fusa, semifusa, garrapatea y semigarrapatea). Sin embargo, las superiores no caben dentro del compás de 4/4y las segundas se usan muy poco, por requerir un nivel de digitación solo alcanzable por músicos realmente virtuosos (casi Nivel Dios).

¿Te resultó difícil aprender la duración de las notas y sus silencios para el compás de cuatro? Espero que no y que con este conocimiento puedas sacar los compases de 2/4 y 6/8. Ahora solo debes practicar un poco más leyendo obras cuyas partituras estén escritas en un compás de 4/4 para que no olvides nunca estas figuras musicales.

Intervalos musicales: guía visual para principiantes

Es posible que en más de una ocasión hayas escuchado comentarios del tipo: “Si estudias las notas de esta partitura, verás un intervalo de sexta disminuida”. Si no comprendiste a que se referían, no desesperes: en esta guía conocerás que son los intervalos y cómo puedes usarlos.

Si eres principiante, debes tener en cuenta que es imposible entender, por ejemplo, los acordes, sin estudiar antes los intervalos. Es como tratar de calcular sin saber los números y los signos. Vamos allá.

Qué es un intervalo musical

La música como arte se nutre de tres elementos significativos: armonía, ritmo y melodía. No obstante, hay ciertos elementos que le son comunes. Nos referimos, por supuesto, a los intervalos.

Del mismo modo en que las magnitudes elementales (masa, tiempo, etc.) se califican según sus propias medidas, la música también emplea ciertos recursos para calcular sus rasgos. Por ejemplo, uno de los más conocidos es el pulso, mediante el cual podemos medir los tiempos musicales. De igual forma, existe una manera para medir la relación que se establece entre dos notas musicales: otra vez, el intervalo.

Cuando hablamos de intervalo nos referimos al contraste de la altura entre dos sonidos. Este concepto contiene lo mismo a los sonidos que suenan todos a al mismo tiempo (como los acordes), y a los que se ejecutan de manera continua como las melodías.

La expresión numérica para representar un intervalo es, por lo general, una proporción simple. Si tomamos la relación que se establece entre dos sonidos situados a distancia de quinta justa, será siempre de 3 tonos y medio. Pero eso lo abordaremos con mayor profundidad más adelante.

Podríamos decir entonces que un intervalo se forma cuando suenan distintos sonidos, y cuando en estos se producen distintas frecuencias.

Cómo medir intervalos musicales paso a paso

Hasta aquí todo claro. No obstante, surge una pregunta. ¿Cómo calculamos la diferencia que se produce entre la altura? O, en otras palabras, ¿se puede medir un intervalo?

La respuesta es que sí: un intervalo puede medirse. La forma más común es enumerando los tonos y semitonos que se hallan entre el par de notas que conforman esta pausa musical. Lo primero que hay que hacer para descubrir la tonalidad del intervalo que deseamos medir, es determinar cuál es la primera de las notas que aparecen.

Por ejemplo, si en un pentagrama hay un par de notas, y la primera es FA y la otra es SI, lo más lógico es afirmar que nos encontramos en la gama de FA mayor. En otras palabras, partiendo de la nota más grave encontraremos siempre la tonalidad.

A continuación, veremos que también se pueden emplear otras maneras para nombrar a los intervalos, y esto se logra comprendiendo los elementos por los que están formados: los tonos y los semitonos.

Tono y semitono

Cuando hablamos de tono y semitono nos referimos a la distancia reglamentaria que existe entre dos notas, siempre según el modelo de las escalas occidentales. Estos tienen diferentes maneras de distribuirse. El semitono es la distancia más pequeña que se establece entre las dos notas. En una guitarra, por ejemplo, se encuentra en la distancia entre un traste y el que le sigue (o también entre una cuerda al aire y el traste número uno).

Tipos de semitono y tono

Existen dos clases de semitono:

Cromático: Las dos notas que constituyen el momento de semitono se llaman igual.

Diatónico: Las dos notas que constituyen el momento de semitono tienen nombres diferentes.

Ahora bien, la diferencia ambos tipos no es sonora, sino en su escritura. Las sumas de dos semitonos forman un tono. Si tomamos las notas DO y RE en un piano, ambas están distanciadas por un tono, mientras que las de MI y FA solo las separan un semitono. Como en los procedimientos de la música occidental los semitonos separan las notas, tenemos que entre las letras DO y RE aparece entonces una nota intermedia.

Si nos fijamos en el teclado de un piano, las teclas negras se colocan en la parte superior, entre dos piezas contiguas. Es interesante notar que, por cada nota separada por un tono de la sucesiva, existe una tecla negra que las divide.

Identificando el tipo de intervalo

Por lo general un intervalo no se designa de acuerdo a los tonos y semitonos que lo componen (aunque también puede hacerse), sino que se establece una disposición numérica, en dependencia de la cantidad de notas de distancia que hay entre los sonidos. Cuando hablamos de notas nos referimos a las siete que todos conocen: DO-RE-MI-FA-SOL-LA-SI, en contraste con los 12 semitonos que coexisten entre todas ellas.

Para numerar un intervalo se cuenta el total del número de notas que comprende (contando aquellas que constituyen dicho intervalo).

Clasificación de los intervalos

Para clasificar un intervalo debemos tener en cuenta el orden por el cual se cataloga a cada uno de ellos. Por lo tanto, los intervalos pueden ser: Mayor, Menor, Justo, Aumentado o Disminuido.

Una indicación a tener en cuenta: Los intervalos de 4ª, 5ª y 8ª pueden ser justos, disminuidos o aumentados. Solo la 8ª puede ser justa. Los intervalos de 2ª, 3ª, 6ª y 7ª pueden ser mayores o menores.

Para comprenderlo mejor, un intervalo de 4ª no será nunca menor, como tampoco será justo uno de 3ª. Además, cuando usamos los denominadores “aumentado” o “disminuido”, es importante tener en cuenta que pueden ser utilizados en cualquier intervalo. Es por eso que los intervalos aumentados poseen un semitono más que su concerniente intervalo Mayor. Por el contrario, aquellos que son disminuidos comprenden un semitono menos que su intervalo inmediato Menor.

Por supuesto, existen otras formas de catalogar los intervalos musicales.

Una buena ilustración sería que, aunque sabemos leer y escribir, no necesitamos tener una preparación absoluta en ramas como la gramática para tener una buena ortografía. De todas formas, estudiamos principios básicos como los elementos que conforman una oración, el lexema, etc., siempre con la intención de mejorar nuestros conocimientos.

De igual manera, trabajar con la teoría de los intervalos nos ayuda a entender la formación de los acordes sin tener que penetrar mucho en conceptos más complicados. Si nos dicen que un acorde tiene una fundamental, una 5ª justa y una 7ª menor, sabemos que nos encontramos ante la presencia de intervalos.

Signos musicales: todo lo que tienes que saber

Los signos musicales son el lenguaje universal de la música. Con ellos podrás leer e interpretar cualquier pieza escrita por un compositor de cualquier parte del mundo, debido a que estos transcienden las barreras idiomáticas. Por tanto, tu formación como artista musical estaría incompleta y limitada si no eres capaz de al menos comprender los signos musicales más básicos. Pensando en esto, te traemos una pequeña guía de los más comunes.

Existen decenas de signos musicales para retratar las complejidades y ritmos que un compositor quiera darle a su obra. Sin embargo, hay unos cuantos que se repiten de manera constante en todas las composiciones.

El pentagrama

IMAGEN

Este es el elemento básico de una partitura, debido a que es en el pentagrama donde se colocarán todos los signos musicales. Este está compuesto por cinco líneas y sus respectivos espacios intermedios que serán donde se colocarán los siete tonos de la escala diatónica. Este puede expandirse en caso de que ser necesario hasta contar hasta cuatro líneas adicionales, dos encima y dos debajo.

La clave de Sol

IMAGEN

Dentro de la música vocal moderna y la notación musical, la clave de sol es la más usada y generalmente se emplea para representar los sonidos agudos. La forma de este signo musical se basa en una espiral parecida a una G que va unida a una especia de S.  La espiral apunta a la segunda línea del pentagrama contando de abajo hacia arriba, indicando que dicha línea es la de Sol.

La clave de Fa

IMAGEN

Este signo musical con la forma de una F estilizada con dos puntos que señalan que la segunda línea del pentagrama, contando de arriba hacia abajo corresponde a Fa. Es una clave que se usa por lo general para representar sonidos graves como los producidos por el bajo eléctrico y el contrabajo.

Las notas musicales

IMAGEN

Estas son la base de la música, debido a que su mezcla con ritmos y silencios componen la totalidad de la música que escuchamos a diario, sin importar el género. Para lograr estos ritmos, a las notas se le deben asignar valores, así como silencios y ligaduras.

Las ligaduras de prolongación

IMAGEN

Como bien dice su nombre, las ligaduras de prolongación son signos musicales que se usan para prolongar una nota. Está puede ser una ligadura, cuando dos notas unidas entre sí se tocan como si fueran una sola. Ligadura de expresión, esta indica que las dos notas deben tocarse de manera ininterrumpida, esta, a diferencia de las ligaduras normales pueden unir a notas de distintas expresiones. También existe el legato, que indica que las notas cubiertas por este signo se tocan sin articular una separación a través de la interrupción del sonido.

El arpegiado

IMAGEN

También llamado acorde roto. Este es como un acorde, solo que las notas son tocadas de manera secuencial, generalmente de una manera ascendente. Es muy fácil de realizar con la guitarra, en la que basta con colocar el acorde que desees y tocar desde su nota más grave hasta la más aguda.

Silencios

IMAGEN

La longitud de un silencio no es absoluta, sino que viene dada en proporción a la duración de las otras notas y silencios. Aunque, es común usar una negra (la duración de un cuarto de nota), como unidad de tiempo básica. Tomando esta medida como referencia los tiempos pueden ser: máxima (32 tiempos), longa (16 tiempos), cuadrada (8 tiempos), redonda (4 tiempos), blanca (2 tiempos), negra (1 tiempo), corchea (1/2 tiempo), semicorchea (1/4 tiempo), fusa (1/8 tiempo), semifusa (1/16 tiempo), garrapatea (1/32 tiempo) y semigarrapatea (1/64 tiempo).

Compases seguidos con silencio

IMAGEN

Cuando tocamos una pieza junto a otros músicos, este signo nos indica que debemos esperar en silencio el número de compases que se indican. Generalmente el silencio dura seis compases, pero puede alargarse tanto como quiera.

El calderón

IMAGEN

También conocido como corona o fermata, es un signo musical que indica la prolongación de manera indefinida de una nota o de un silencio. Su duración varía según la voluntad del intérprete y se suele colocar para señalar un alto en el tempo.

Las síncopas

IMAGEN

Estos signos musicales están destinados a romper la regularidad del ritmo, acentuando una nota en un lugar débil o semifuerte de un compás. Las síncopas pueden ser regulares o irregulares, perteneciendo a esta última categoría cuando la duración entre ambas partes de la síncopa no duran el mismo tiempo.  Las síncopas son la base rítmica de estilos musicales como el jazz y otros ritmos afro-americanos.

Las alteraciones

IMAGEN

Estos signos musicales modifican la altura de una nota que le siguen en la misma línea del pentagrama dentro de una nueva medida. Estás alteraciones pueden ser:

  • Do bemol, disminuye el tono de la nota en dos semitonos cromáticos.
  • Bemol y medio, disminuye el tono en ¾.
  • Bemol, disminuye el tono de una nota en un semitono.
  • Semibemol, disminuye el tono en ¼.
  • Becuadro, modifica el tono de un sostenido o bemol anterior según la clave representada al principio del pentagrama.
  • Semisostenido, aumenta el tono de la nota en ¼.
  • Sostenido, aumenta el tono de la nota en un semitono.
  • Sostenido y medio, aumenta el tono de la nota en ¾.
  • Doble sostenido, aumenta el tono de la nota por dos semitonos cromáticos.

Las alteraciones de precaución

IMAGEN

Son alteraciones que quedan encerradas entre paréntesis, ya sean bemoles, sostenidos o becuadro. Esto se hace porque algunas veces un pasaje es demasiado difícil y a la hora de interpretarlo podemos no darnos cuenta de que están alteradas. Por tanto, es importante que recordemos que si en un compás hay una nota con una alteración accidental, y existen más notas iguales dentro del mismo, hay que alterarla también.

Las armaduras de clave

IMAGEN

Las armaduras son un signo musical que define las alteraciones que tendrán las notas en ese espacio o línea. Si no hay ninguna armadura en el pentagrama, se puede interpretar que es do mayor/la menor, aunque también puede significar que es una armadura neutral.

Las armaduras de clave pueden ser armaduras de bemoles, que disminuyen un semitono la nota de la línea o espacio correspondiente, determinando si la tonalidad es menor o mayor. Las armaduras de sostenidos provocan el efecto inverso, aumentando un semitono la nota de la línea o espacio correspondiente. Ambas armaduras se verán afectadas por la cantidad de bemoles o sostenidos que haya en cada una.

Signos de repetición

IMAGEN

Estos signos musicales le sirven al compositor para indicar que el pasaje dentro de los signos de repetición se debe repetir desde el principio.

1ra y 2da vez

IMAGEN

Cuando aparecen en la partitura, estos signos musicales lo que nos indican es que tenemos que ir hasta el signo de repetición y, cuando repetimos, saltarnos la casilla número uno, para ir a la segunda.

El compás

IMAGEN

El compás determina la medida de la música. Y se representa con dos números, uno encima del otro. Dentro de la música moderna, los compases más comunes son: 4/4, 3/4, 2/4 y 6/8. Aunque existen otros compases, como el 9/8, estos casi no se usan en la actualidad.

Abreviación de repetición de compases

IMAGEN

Una vez que el compositor ha escrito la parte de la pieza que quiere que se repita más adelante, usa estos signos musicales para no tener que volver a escribirlo todo. Estos signos se pueden poner en tantos compases como queramos y tienen la misma función que las comillas.

Matices dinámicos

IMAGEN

Estos son signos musicales que suelen aparecer debajo de los pentagramas y son usados por el compositor para señalarle al interprete la intensidad con que desea que se toque el pasaje señalado. Estos matices pueden ir desde el pianississimo (extremadamente suave) al fortississimo (extremadamente fuerte), existiendo el sforzando que es literalmente una intensidad brusca. De igual manera, los matices pueden indicar un incremento gradual del volumen (crescendo) o, inversamente, disminuyendo de manera gradual el volumen (decrescendo o diminuendo).

Octava alta y octava baja

IMAGEN

A veces, es necesario agregar notas que son demasiado agudas o demasiado graves y el compositor no desea agregar líneas adicionales a la partitura. Para lograr esto se auxilia de los signos musicales de octava alta y octava baja, que al colocarse sobre una nota indican que deben aumentarse o disminuirse en una octava el tono de la nota.

El trino

IMAGEN

Este signo musical corresponde a un adorno que modifica el patrón de alturas de una nota individual. El trino específicamente, es una alteración rápida entre la nota específica y el tono o semitono más alto dentro de su duración. Cuando al signo del trino le sigue una línea horizontal ondulada, significa que es un trino largo.

Mordente

IMAGEN

El mordente es otro adorno musical parecido al trino pero donde se ejecuta de una manera rápida la nota escrita alternada con su nota superior (mordente superior) o inferior (mordente inferior). Un ejemplo sería Do, Si, Do, Si, Do.

Como debes haber notado, los signos musicales no son difíciles de aprender una vez que los has estudiado lo suficiente. Una vez aprendas los que aparecen aquí, serás capaz de leer con facilidad la mayoría de las partituras que caigan en tus manos.

Los acordes de guitarra: todo lo que tienes que saber

Los acordes se dividen en tres grupos fundamentales: mayores, menores y de séptima. Dominarlos equivale a poder acompañar a la guitarra prácticamente todas las canciones populares que existen, ya sea como apoyo a la voz o por simple diversión.

Por ello, te presentamos 21 acordes (tres para cada nota musical), divididos en acordes mayores, menores y de séptima. Presta especial atención a los acordes con cejilla: tienden a no salir bien a la primera, pero con práctica se aprende a colocar el índice de la mano izquierda con la presión adecuada para que el acorde suene limpio.

¡Espera! ¿Qué es un acorde?

Es un conjunto de tres a siete notas diferentes de las doce que componen una octava, que suenan al mismo tiempo formando una unidad armónica. A una sucesión de acordes se le llama progresión armónica, que determina la música que acompaña a una canción.

Los acordes se clasifican con los nombres de su nota dominante en la notación española (DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI) o la anglosajona (C, D, E, F, G, A, B). Constan al menos de tres notas: la fundamental, la tercera y la quinta. A este arreglo se le denomina acorde triada.

Si son menores, se añade una “m” a su nomenclatura. Por ejemplo, Cm o Dom es Do menor. Otra forma de notación es añadir un signo de menos (-) detrás de la nota tónica del acorde, por ejemplo C- o Do-.

Si es un acorde de séptima, se le añade un 7 al final (Sol7 o G7). Si son mayores, se representan solo con la nota del acorde (RE, D).

Ten en cuenta que los acordes son los mismos para la guitarra clásica, la guitarra española, la guitarra acústica y la guitarra eléctrica, así que dominándolos podrás ejecutarlos en cualquier instrumento.

Un elemento técnico muy importante para tocar acordes es el uso correcto de la cejilla. Al usar cejillas todos acordes se pueden tocar de muchas formas en todo el diapasón. Con el tiempo comprenderás que esta es la gran ventaja que tiene la guitarra sobre otros instrumentos, así que dominar los acordes con cejilla aumenta considerablemente tu repertorio de recursos.

Acordes mayores

Los acordes mayores se caracterizan por un sonido consonante y con mucho brillo.

Do mayor (C)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este es de los primeros que se aprenden. Si tocas simultáneamente las notas Do, Mi y Sol, formas un acorde Do mayor sin importar el lugar del mástil en que estés ubicado. En nomenclatura inglesa, el acorde se compone por C, E y G, siendo cada una de esas notas de primer grado (o tónica), tercer grado y quinto grado.

Su forma más popular se conoce como al aire o abierta, en la que no se toca la sexta cuerda. Las cuerdas al aire son la primera y la tercera.

Re mayor (D)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Tocando este acorde con cuerdas al aire, el dedo índice va en la tercera cuerda traste dos, el dedo corazón va en la primera cuerda traste do y el dedo anular en la segunda cuerda traste tres. La cuarta cuerda se toca al aire.

La triada se conforma con Re (tónica), Fa# (tercera mayor) y La (quinta justa).

Mi mayor (E)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Esta posición se conoce como al aire o abierta. Para comprobar que colocas bien los dedos, toca las cuerdas una por una para comprobar que todas suenan y no estás apagando el sonido.

La triada está conformada por Mi como tónica,  Sol# como tercera mayor y Si como quinta justa.

Fa mayor (F)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Fa mayor no se puede tocar si no es con cejilla, así que será uno de los últimos que aprenderás. Ánimo: aunque no lo domines enseguida, es un acorde muy utilizado en la canción popular.

Este acorde está integrado por las notas Fa, La y Do.

Sol mayor (G)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

El acorde Sol está formado por tres notas que se van repitiendo: Sol, Si y Re.

La mayor (A)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

En varias de las formas de tocar este acorde se usan más de tres cuerdas a la vez, lo que causa que algunas de las notas del acorde estén repetidas. No obstante, la triada del acorde la componen la tónica La, la tercera mayor Do# y la quinta Mi.

Si mayor (B)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este acorde no tiene cuerdas al aire, por lo que solo lo dominarás cuando te hayas acostumbrado a hacer cejillas. Está formado por la tónica Si, la tercera mayor Re y la quinta justa Fa#.

Acordes menores

Los acordes menores se caracterizan por formarse con una nota fundamental, una tercera menor y una quinta justa. Tienden a darle a la música un aire triste, por lo que son muy empleados en baladas, el blues, el rock y otros géneros musicales que deseen transmitir ese sentimiento.

Do menor (Cm)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Do menor se compone de las notas Do, Mib y Sol.

Re menor (Dm)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este acorde cuesta un poco, porque necesitas abrir bien la mano para tocarlo. Es difícil que si eres principiante te salga limpio al primer intento, pero no te desanimes: con práctica, tu mano se acostumbrará a la posición.

Está formado por la tónica Re, la tercera menor Fa y la quinta justa La.

Mi menor (Em)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este acorde está formado por tres notas: Mi, Si y Sol. Estas tienen, consecutivamente, las funciones de tónica, tercera menor y quinta justa.

Fa menor (Fm)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este acorde es muy empleado, por lo que es mejor dominarlo lo más pronto posible. Es uno de los pocos que usa cejilla en los primeros trastes, por lo que debes practicarlo mucho para que te salga limpio.

Se compone por las notas Fa, Do y Sol# de tercera menor.

Sol menor (Gm)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

En este acorde, la tónica es el Sol, la tercera menor es Sib y la quinta justa es Re.

La menor (Am)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

LAm al aire es la posición de acorde más conocida y fácil de aprender y tocar, pues está en los dos primeros trastes del instrumento y usa solo tres dedos para que suene perfecto.

Se compone de La, Do sostenido y Mi como tónica, tercera menor y quinta respectivamente.

Si menor (Bm)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

El acorde de Sim está integrado por las notas Si (tónica), Re (tercera menor) y Mi (quinta justa).

Acordes de séptima

Hay varios tipos de acordes de séptima como el acorde de séptima mayor y séptima menor, pero en este artículo solo te presentamos los acordes de séptima dominantes. El acorde de séptima dominante consta de una nota fundamental, una tercera mayor, una quinta justa y una séptima menor.

Básicamente, es el mismo acorde mayor añadiendo una nota extra, la séptima menor.

Do7 (C7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Esta forma de tocar el acorde Do7 es muy conocida, pero falta una nota (Sol). Esta nota es la quinta y entonces este acorde se tendría que llamar en buena lid Do7(omit5). Pero a nadie le importa y todos le llama Do7.

En este acorde, Do hace de tónica, Mi de tercera mayor, Sol de quinta justa y Si de séptima menor.

Re7 (D7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

El acorde se compone de la tónica Re, la tercera mayor Fa#, la quinta justa La y la séptima bemol Do.

Mi7 (E7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Mi7 está formado por las notas Mi, Sol#, Si y Re. Estas realizan la función de tónica, tercera mayor, quinta justa y séptima menor.

Fa7 (F7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

El acorde Fa7 se compone de las notas Fa, La, Do y Mib. Como todos los acordes de séptima, es en esencia Fa mayor añadiéndole el séptimo grado o séptima bemol.

Sol7 (G7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este acorde tiene la ventaja que se puede tocar los tres primeros trastes y usa muchas cuerdas al aire. No obstante, requiere un poco de paciencia pues debes abrir la mano bastante.

Partiendo como tónica de la letra Sol se le añade Si, Re y F como tercera mayor, quinta justa y séptima menor.

La7 (A7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Esta es uno de los primeros acordes que los guitarristas aprenden a tocar, pues además de su facilidad es ampliamente utilizado en la música popular y lo encontrarás en partituras de todos los niveles.

La7 está formado por La, Do#, Mi y Sol como tónica, tercera, quinta y séptima.

Si7 (B7)

IMAGEN PENTAGRAMA Y TABLATURA

Este es otro de los acordes abiertos o al aire, que se puede tocar sin usar cejilla. No por fácil deja de ser importante, pues todos los guitarristas lo utilizan de forma regular.

Se configura utilizando las notas Si, Re#, Fa# y La.

Tocando acordes sostenidos y bemoles en la guitarra

Como en la guitarra cada traste es medio tono, si vamos a tocar un acorde sostenido basta avanzar el acorde sin variar la forma que tienen tus dedos un traste hacia el cuerpo de la guitarra. Si es bemol, todo lo contrario: mueve tus dedos sin cambiar la posición un traste hacia la cabeza o pala de la guitarra.

Así de sencillo. Para tocar acordes como un guitarrista profesional, solo debes practicar mucho y buscar un sonido limpio.

Los nombres de las cuerdas al aire en la guitarra

La guitarra no solo es un instrumento musical hermoso, sino que es uno de los que más posibilidades de interpretación ofrecen. El largo y grueso de sus cuerdas determina la frecuencia y con ellas las notas, así tenemos diferentes vibraciones que dan lugar a los diferentes sonidos.

Entonces, conocer los nombres de las cuerdas al aire en la guitarra y poder leerlas en el pentagrama te ayudará a ejecutar correctamente las diferentes composiciones.

Cada cuerda al aire y la explicación de su nota

En primer lugar conocer las notas de las cuerdas de la guitarra al aire es el primer punto de partida si deseas aprender a tocar este instrumento. Resulta verdaderamente útil a la hora de afinar o descubrir las siguientes notas a lo largo de la cuerda. Además, las cuerdas al aire también participan en la formación de muchos acordes.

Para conseguirlo, solo debes utilizar la mano derecha sin tocar ningún traste o la mano izquierda en el caso de que seas zurdo. Si comienzas los estudios de guitarra solo tienes que saber lo siguiente: la guitarra tiene seis cuerdas y cada una de ellas se corresponde con una nota musical.

Si tomamos como orden referente desde la cuerda más aguda hasta la más grave, tenemos las siguientes notas:

  • Primera cuerda (la más fina): MI
  • Segunda cuerda: SI
  • Tercera cuerda: Sol
  • Cuarta cuerda: RE
  • Quinta cuerda: LA
  • Sexta cuerda: MI

Por supuesto, esto no es algo que necesariamente debes conocer si nunca has estudiado música. Por otra parte, esas cuerdas al aire (desde la primera hasta la sexta) son el equivalente a lo que verás en el pentagrama musical.

Cómo aprenderse las cuerdas de la guitarra

Cómo puedes aprender con facilidad las cuerdas de la guitarra y cómo funcionan las cuerdas al aire son algunas de las preguntas que puedes hacerte al comenzar los estudios de este instrumento. Las cuerdas de la guitarra al aire, como ya sabes, son aquellas que se tocan sin pisar ningún traste. Puedes ejercitarte fácilmente leyendo las notas en voz alta para memorizarlas.

Si quieres practicar pero tienes una guitarra eléctrica, es recomendable que utilices la púa con movimientos alternos de abajo hacia arriba en cada nota. En el caso de tener una guitarra acústica o una guitarra española tradicional, lo mejor es que utilices el dedo pulgar en las cuerdas 4, 5, 6 y el dedo índice en las cuerdas 1, 2 y 3.

Puedes ejercitarte también a la hora de afinar la guitarra: solo tienes que nombrar las cuerdas mientras afinas para así recordar las notas: MI-SI-SOL-RE-LA-MI

 Algunas curiosidades

Algunas curiosidades sobre la utilización de las cuerdas al aire en la guitarra son las que siguen:

  • Los guitarristas clásicos y flamencos utilizan la mayor cantidad de cuerdas al aire posible, mientras que los guitarristas eléctricos tratan de tocar en menor número las cuerdas al aire.
  • Existen estilos muy particulares que aprovechan al máximo las cuerdas al aire, en lo que llaman afinación abierta y esto se consigue desafinando la guitarra. Jon Gomm es un genial guitarrista que emplea mucho este recurso.
  • En ingles al tocar las cuerdas al aire en la guitarra se le conoce como open strings.

Como afinar una guitarra | Guía completa

Una de las habilidades principales que como guitarrista debes dominar es la de afinar correctamente tu instrumento. Al fin y al cabo, no importa que tan bien seas capaz de tocar la guitarra: si está desafinada y fuera de tonalidad, nadie querrá escucharte.

Desarrollar la experiencia para afinar es duro para un principiante, pero nos puede salvar en más de una ocasión. Existen varios métodos, y no siempre se emplean los mismos. Exploremos algunos de los más conocidos.

Cómo afinarla de oído

La clave para aprender a afinar una guitarra de oído es la práctica diaria. Si tu guitarra desafina mucho dará una lectura equivocada, y eso no es buena señal. Por ello, conviene entrenar el oído una y otra vez, hasta dominar la técnica a la perfección. Después podremos apoyarnos también en los afinadores electrónicos, lo cual no descarta su uso como apoyo en las primeras etapas del aprendizaje.

El secreto para afinar de oído está en girar las clavijas que corresponden a cada cuerda hasta que el sonido suene igual a uno de referencia. El problema básico radica en descubrir si nuestro instrumento suena más agudo o más grave que el propio sonido referencial. Una vez detectado, solo queda volver a girar la clavija hasta aproximarse al sonido esperado.

Las referencias pueden ser muchas: un teclado, otra guitarra o cualquier instrumento que produzca una nota Mi de registro equivalente al de la primera cuerda. Con la nota de referencia afinamos la quinta cuerda, y entonces la cotejamos con métodos como el de cuerdas al aire o la afinación por armónicos naturales.

Cómo afinarla con afinadores

Para un principiante que no tiene el oído musical lo bastante desarrollado, el recurso más simple y fiable para afinar su guitarra es el de utilizar un afinador electrónico. Por suerte, los afinadores electrónicos son sencillos de adquirir y sus precios son bastante accesibles. Una opción muy recomendable son las aplicaciones para dispositivos móviles, que se encuentran en la red a precios económicos, o incluso gratis.

Sin embargo, uno de los obstáculos que golpean a muchos aspirantes a guitarristas es que no entienden los símbolos que traen incorporados los afinadores. Es importante comprender este sistema para dominar todas las posibilidades que ofrecen y aprovechar bien nuestro tiempo de estudio.

Los afinadores emplean el sistema de notas anglosajón o americano. En este, no se utilizan las conocidas notas musicales DO RE MI FA SOL LA SI, sino que se emplean letras, que son C D E F G A B. Entender esa correspondencia es de vital importancia, pues Internet ofrece mucho contenido basado en ella. Por ejemplo, si al tocar una cuerda aparece D en el afinador, esto significa que la nota que se está ejecutando es un RE.

Otro punto significativo para utilizar el afinador es el de dominar la disposición original de las notas. Si olvidamos este detalle, no habrá forma de saber cómo subir o bajar la afinación de la cuerda para alcanzar la nota necesaria. Además, así evitamos el error de afinar una cuerda con un sonido que no es el suyo, ¡y hasta impedir que se rompa también!

Existen varias clases de afinadores digitales, y cada una de ellos ocupa un lugar y funciona de una manera específica. A continuación, veremos cuáles son los tres más recomendables.

El top 3 de afinadores

En la actualidad los afinadores electrónicos o digitales son, como vimos antes, una de las mejores opciones. Estos no son más que aparatos que muestran mediante una indicación visual el contraste entre el sonido ejecutado y la referencia total que es la nota. El afinador digital tradicional es el inconfundible cajón con una pantalla, micrófono y, en algunos modelos, entrada de audio para enchufar el cable de la guitarra.

1-      Aplicaciones para dispositivos móviles

Al usar una app convertimos nuestro Smartphone en un afinador portátil que podemos llevar a todas partes. Su desventaja es que las apps son afectadas por el sonido ambiental. Lo recomendable es que, si vamos a afinar la guitarra en un lugar muy ruidoso, usemos otro tipo de afinador electrónico.

Sin importar cuál sea el sistema operativo de tu Smartphone o Tablet, en cualquier tienda de aplicaciones se encuentran un gran número de aplicaciones para elegir. Una de las mejores es DaTuner Lite. Esta tiene la ventaja de ser gratuita y se desempeña muy bien. También puedes optar por GuitarTuna, que es bastante intuitivo y muy popular entre los estudiantes de guitarra.

2-      Afinador de pinza

Como lo dice su nombre, este afinador trae una pinza incorporada para colocar el afinador en la cabeza del instrumento. Es común que también tenga un medidor de vibración en la pinza, para captar el sonido que emite la guitarra. Casi siempre es portátil, por lo que se puede guardar en el estuche sin ningún tipo de problemas. Al contrario de las apps, es perfecto para afinar en ambientes ruidosos, pues es su sensor de vibración el que capta el sonido, y no un micrófono.

Uno de los afinadores más recomendados es el Snark SN5X. Es muy simple de usar y bastante barato también. Otro que puedes probar es el D’Addario NS Micro Clip-On Tuner. Una de las mejores cosas que tiene es que, al ser tan pequeño, se puede fijar en la guitarra y pasa casi desapercibido.

3-      Afinador de pedal

Si tienes la suerte de tener una pedalera, puedes aprovechar para añadirle un afinador de pedal. Aunque son más caros que los de pinza, ofrecen la ventaja de poder afinar en las pausas entre canciones, sin tener que estar buscando otro afinador para acoplarlo a la guitarra.

Existen varios, pero dos de los más recomendables son el Korg Pitchblack, que es muy fácil de usar, y el el Boss TU-3. Este último es un clásico que lleva muchos años en el mercado y que muchos guitarristas profesionales emplean con excelentes resultados.

¿Ya sabes que afinador pretendes utilizar? Si es así, enhorabuena. Aunque estos no sean varitas mágicas que garantizan una afinación perfecta con una sola pasada, una vez que conozcas todas las cuerdas y el orden de las notas, afinar tu guitarra se convertirá en un proceso más sencillo.

La práctica hará el resto.

Las escalas de guitarra | Guía completa

Si estás empezando a tocar guitarra, de seguro habrás escuchado hablar de las escalas. Estas no constituyen una categoría musical especial dentro de la guitarra como elemento independiente, sino que son las mismas que se emplean en el resto de los instrumentos.

Dominar el proceso para tocar las escalas en guitarra no es una tarea sencilla. Es necesario dedicarle tiempo, tener paciencia y mantener siempre la mente libre de pensamientos negativos. ¿La razón? Muy simple: practicar escalas no es entretenido y se requiere mucha paciencia para dominarlas con soltura y buena digitación. Pero, y esto es algo que no debemos olvidar nunca porque es el objetivo principal, constituyen una de las técnicas principales para potenciar nuestra destreza como guitarristas.

Por suerte, existen métodos eficaces para mejorar el aprendizaje de las escalas en guitarra, como el que vamos a estudiar a continuación. Con el tiempo, dominarás las escalas y tendrás la habilidad de hacer solos a la altura y velocidad de cualquiera de tus guitarristas favoritos.

¿Qué son las escalas de guitarra?

En el sistema musical occidental los sonidos se fraccionan en intervalos formados por tonos (dos trastes) y semitonos (un traste), que es la diferencia que existe entre las notas. A su vez, un tono se forma por dos semitonos, que es la menor distancia que existe.

Para aprender de forma correcta como tocar una escala en la guitarra hay que comenzar de forma lenta y escalonada. Un buen truco es dividirlas en porciones que sean más fáciles de asimilar, de esa forma, cuando se tocan las notas de una en una, estas suenan bien y no se producen ruidos bruscos. Si llega a suceder esto último, lo aconsejable es reducir la velocidad hasta lograr que todas las notas suenen de manera fluida y con la misma duración por nota.

Una escala se divide en cinco posiciones, pero en un inicio es aconsejable comenzar solo por la primera, para de esta manera irse acostumbrando a la forma en que suenan el resto y corregirlas de ser necesario. A continuación, veremos cuáles son las escalas que debes aprender primero si estás empezando a tocar guitarra.

Escalas mayores

Las escalas mayores se agrupan de forma natural, tomando como punto de partida las siete notas musicales que todos conocemos: DO, RE, MI, FA, SOL, LA y SI. La inmensa mayoría de la música que se interpreta en Occidente se basa en la escala mayor, y el resto de las escalas descienden de esta. Esto significa que, si aprendemos bien esta escala en todas sus posiciones, digitaciones y octavas, debemos ser capaces de alcanzar las demás realizando solo cambios ínfimos en ella. Tiende a inspirar un ánimo alegre en la música.

Las escalas mayores en su totalidad están formadas por un mismo patrón: T-T-S-T-T-T-S.  En el mismo, la T representa la distancia que existe entre los tonos, o de igual forma, dos trastes; por su parte, la S se emplea para simbolizar un semitono o un solo traste. En todos los casos, las escalas mayores son diatónicas, que es una escala conformada por intervalos de segunda consecutivos.

Escalas menores

Escala menor natural

Esta escala se emplea desde la Antigua Grecia, y aunque se le ha denominado con otros nombres y funciones a lo largo de los distintos períodos musicales, en la actualidad se le llama así cuando se emplea en el contexto de la música modal o tonal. Esta escala le da un matiz triste a la música.

La escala menor se constituye al bajar un semitono a las posiciones tres, seis y siete en las notas de la escala. Se forman con el patrón de T-S-T-T-S-T-T.

Escala menor armónica

Esta escala es el resultado de la variación de la escala menor natural, lográndose así una cadencia diferente.

Se modela al subir la mitad de un tono a la nota número siete de la escala menor natural, de forma ascendente y viceversa. Se guía por el patrón: T-S-T-T-S-T-S-TM. El TM significa un tono y medio, o tres trastes dentro de la guitarra.

Escala menor melódica

Esta escala constituye una excepción en cuanto a su patrón, pues, a diferencia de las demás, varía en comparación a las escalas menores.

Posee la particularidad de que, al interpretarse en movimiento ascendente, sus grados sexto y séptimo, suben un semitono en relación a la escala menor natural, pero al descender se tocan sin variaciones, o sea, en la propia escala menor natural. Cuando se ejecuta de modo descendente, las notas se tocan de forma semejante que en la escala menor natural. El patrón está formado por: T-S-T-T-T-T-S, y en el descenso por: T-S-T-T-S-T-T.

Escalas pentatónicas

Estas escalas son, con toda probabilidad, las más sencillas de ejercitar en la guitarra, y se emplean bastante en todos los géneros musicales, por lo que se hace imprescindible aprenderlas.

Escala mayor pentatónica

El total de las escalas mayores pentatónicas se establecen al excluir la cuarta y la séptima nota de otra escala conocida: la mayor natural. El patrón de los intervalos que la forman es tono—tono—tono y medio—tono—(tono y medio). Esto significa que, en vez de poseer 1-2-3-4-5-6-7, la escala pentatónica se agrupa en los intervalos: 1-2-3-5-6.

Escala menor pentatónica

Esta es una de las escalas que más emplean los pianistas de jazz, así como en el blues y el rock. Son útiles para improvisación porque se desempeñan bien sobre algunos de los acordes diatónicos de igual tonalidad.

Para formar una escala menor pentatónica de cualquier tipo, se debe prescindir de la segunda y la sexta nota de la escala menor natural. El esquema de los intervalos es de tono y medio—tono—tono—tono y medio—(tono). Esto se traduce en que, en vez de ejecutar 1-2-3-4-5-6-7, se toca 1-3-4-5-7.

Las escalas y la música

Un buen consejo es comenzar por las últimas de las escalas vistas, las pentatónicas. Estas poseen una digitación más sencilla y se utilizan en muchos géneros musicales.

A medida que vayas fortaleciendo tu base en el conocimiento de las escalas, empezarás a notar que tus temas sonarán mejor, y que podrás tocarlos de forma intuitiva. Esto sucederá porque tu capacidad para saltar de una nota a la siguiente crecerá cada vez que ejercites una escala y, lo mejor de todo, con esta nueva preparación serás capaz de componer tus propios temas.

Las notas en el mástil de la guitarra

Ahora que has decidido tomarte la guitarra en serio debes aprender a tocar todas las notas a lo largo del brazo o mástil. Para ello, se divide el mástil por zonas y niveles según la dificultad que presentan.

Recuerda que si practicas con una guitarra eléctrica, utilices la púa con movimientos alternos de abajo hacia arriba en cada nota. Si trabajas con una guitarra acústica o española tradicional, utiliza el dedo pulgar en las cuerdas 4, 5, 6 y el dedo índice en las cuerdas 1, 2 y 3.

1. Las notas de la guitarra, cuerdas al aire

Las notas tocadas al aire desde la más fina hasta la más gruesa son MI, SI, SOL, RE, LA, MI. La primera nota de abajo hacia arriba es MI, la segunda SI, y así sucesivamente. Di sus nombres mientras vas practicando, para que puedas memorizarlas asociando la nota con su nombre. Trata, a la medida que las pulsas, que cada intervalo entre nota y nota sea uniforme.

2. Las notas de la guitarra en los 3 primeros trastes

Ahora que conoces las notas tocadas al aire, es hora de que aprendas las que se encuentran en los tres primeros trastes. Para que lo aprendas de manera correcta te recomiendo que sigas este orden:

  • Trastes 1 y 3 de la primera, segunda y sexta cuerda.
  • Traste 3 de la tercera cuerda
  • Traste 2 y 3 de la cuarta y quinta cuerda

Nuevamente, tómate tu tiempo para que tus manos y dedos se acostumbren a tocar las notas de los tres primeros trastes. Para facilitar tu aprendizaje realiza estos ejercicios y no pases hasta el punto tres si no las dominas con facilidad. No te apresures, ten paciencia y practica.

3. 3 notas por cuerda

Espero que si estás leyendo este punto es porque eres capaz de realizar todos los ejercicios del punto dos con facilidad. Por tanto, es momento de que subamos la parada: es hora de tocar tres notas por cuerda.

Te recomiendo que comiences por la sexta cuerda con el FA, SOL, LA. Practícala un poco y luego haz lo mismo con las demás notas. En este punto, comprueba que tu guitarra no se ha desafinado. Prueba afinar la guitarra de oído: aunque puede ser fácil de hacer con una aplicación móvil, entrenar tu oído hará que te sea más fácil dar con la nota perfecta y percatarte si durante una canción el instrumento ha perdido su afinación.

4. Hasta el traste 5 con las notas alteradas

Hasta ahora solo hemos visto las notas hasta el quinto traste: esas son las notas normales o no alteradas. Sin embargo, en este paso volveremos a subir la parada y aprenderás las notas de la guitarra que aparecen en los semitonos, es decir, las notas alteradas: las sostenidas y las bemol.

Un truco para que las aprendas con facilidad es que si movemos un traste a la derecha, las notas serán # (sostenidas). Si en cambio, movemos un traste a la izquierda serán b (bemol). Practica, y si tienes problemas con memorizarlas, usa la misma técnica que cuando aprendiste las notas al aire: dilas en voz alta cada vez que las toques para que se te grabe en la memoria muscular la nota con la posición de los dedos.

Cuando domines los cinco primeros trastes, estarás preparado para entrar al siguiente nivel.

5. Conquistando el traste 6

Te había insistido en que aprendieras bien el nivel anterior porque para aprender las notas del traste seis, solo necesitas desplazar un traste hacia delante para que obtengas una nota sostenida.

Sin embargo, hay un detalle muy importante que no debes pasar por alto: todas las notas que sean un SI, van seguidas de un DO, mientras que las notas MI, van seguidas de un FA. Esto se aplica a TODO EL MÁSTIL, por lo que olvídate de SI# o MI#. Por tanto, el traste seis quedaría de la manera que te muestro:

6. Traste 7 y 8.

Desde el principio se insiste en que aprendas bien todos los niveles antes de pasar al siguiente. Esta recomendación ahora comenzará a dar sus resultados. Si te sabes las notas hasta el traste cinco, el séptimo no te dará problemas, ya que no tiene notas alteradas, excepto por la segunda cuerda (Fa#). Y, el orden de las notas de la escala mayor es el mismo, solo que más agudo: DO, RE, MI, FA, SOL, LA, SI.

Para el octavo traste seguiremos con la regla de los sostenidos, recordando que después de un SI va un DO y después de un MI va un FA.

7. El traste 12 y 10 (atrás como los cangrejos)

Para el traste doce, las notas son las mismas que las notas al aire de la guitarra: Mi, Si, Sol, Re, La, Mi. Ahora retrocederemos dos trastes y aprenderemos las notas que nos faltan. Y, debido a que conoces la escala de Do mayor, no tendrás problemas para encontrar las demás notas que están en el mástil dos posiciones atrás.

8. Traste 9 y 11, los más alterados

Solo necesitas dominar las notas de los trastes nueve y once y ya conocerás todas las notas de la guitarra. Nuevamente: un traste atrás es un bemol y un traste adelante es un sostenido. Esto lo volveremos a aplicar tomando al traste diez como la referencia.

Recuerda también que el FA no es bemol y el DO tampoco, debido a que habíamos dicho que entre MI-FA y SI-DO hay solo un semitono.

9. Bemol o sostenido ¿cómo las anoto?

Si eres un estudiante atento deberás haber notado que hay notas que tienen los mismos nombres, lo que en la práctica viene a ser lo mismo. Por tanto, recuerda que:

  • DO #= REb
  • RE#= MIb
  • MI#= FA
  • FA#= SOLb
  • SOL#= LAb
  • LA#= SIb
  • SI#= DO

 10. El traste 13 en adelante

¡Felicidades! Ya has dominado todas las notas en el mástil de la guitarra. A partir del traste décimo tercero, las notas equivaldrán a las del primer traste, las del traste 14 a las del segundo y así sucesivamente, solo que más agudo.

Dominar el mástil de la guitarra es solo cuestión de práctica. En este artículo hemos utilizado una sola escala mayor, pero practica con todas las escalas que conozcas para que las puedas tocar en todo el mástil con soltura.

Aprende cuáles son las partes de una guitarra

Como en todos los instrumentos musicales, en la guitarra también se necesita no solo de afinación, sino de una posición determinada para poder ejecutar correctamente las diferentes notas.

Ahora bien, para lograr tocar correctamente este instrumento, primero se deben conocer las diferentes partes que lo conforman y cuales son sus funciones específicas.

Cuáles son las partes de una guitarra

La guitarra consta de 16 partes fundamentales. Estas son:

  • la pala o cabeza
  • el clavijero y clavijas
  • la cejuela
  • el mástil
  • el diapasón
  • el alma
  • la quilla o zoque
  • la caja de resonancia
    • la tapa
    • los aros
    • la boca
    • la roseta
    • el golpeador
    • el puente
    • la selleta
  • Las cuerdas

Cada una de estas cumple un rol en el sonido, la belleza, el diseño y varían, según el tipo de guitarra y el fabricante.

Pala/cabeza:

La pala o cabeza tiene seis clavijas. Estas ajustan las cuerdas y cambian la entonación de las notas pulsadas en la cuerda aumentando o reduciendo la tensión de estas. Las clavijas están en la cabeza ubicadas de tres en tres a cada lado, tal como aparecen en la guitarra española. Hay otros diseños en los que todas las cuerdas se encuentran a un mismo lado de la pala, como ocurre con las guitarras Fender o Jackson.

También existen guitarras sin pala, que se afinan con llaves en el sitio donde la cuerda se une a la tapa. Otras poseen palas rectas y horizontales, situadas en la misma línea que el mástil o el diapasón. Por último, hay palas que tienen un ángulo entre 3º y 25º con respecto a el diapasón, como es el caso de la Gibson Firebird o las guitarras Martin.

La cejuela

La cejuela es una pieza pequeña, generalmente de ébano, plástico o latón, que va entre la pala y el mástil y tiene unas hendiduras por donde pasan las cuerdas. La hendidura será más ancha y profunda dependiendo del grosor de las cuerdas.

La cejuela mantiene las cuerdas en su sitio, de manera que estas no choquen unas con otras, producto de la vibración.

El mástil

El mástil habitualmente está hecho de una sola pieza de madera de nogal, pino o cedro y le otorga mayor calidad al diapasón. Entre los elementos del mástil se encuentran los trastes, el diapasón, la pala, el clavijero y el alma, no importa si hablamos de una guitarra acústica o una eléctrica.

El diapasón

El diapasón tiene barras y trastes, está hecho de madera laminada y es la parte frontal del mástil. Tiene unos puntos (o señales más elaboradas) que señalan las posiciones de los trastes en la guitarra, y que ayuda a visualizar mejor las notas, aunque en la guitarra española no se colocan.

Estas marcas se colocan normalmente en los trastes 3, 5, 7, 9, 12, 15, 17, 19, 21 y 24.

El clavijero y clavijas

Llamamos clavijero, al conjunto de clavijas que están en la pala o la cabeza de la guitarra y sirven para ajustar la afinación de la guitarra. Están hechas de ébano, plástico o metal y deben ser más o menos resistentes, en dependencia del tipo de guitarra.

El alma

El alma es una barra cilíndrica que se encuentra dentro del mástil de las guitarras acústicas y eléctricas. Su función es soportar la tensión de las cuerdas. La guitarra española tradicional no tiene este elemento, pues la presión de las cuerdas no es tan fuerte como ocurre con la guitarra eléctrica o acústica.

La quilla o zoque

Esta es la base que se fija a la caja de resonancia y sirve de unión entre el mástil y el cuerpo de la guitarra. La quilla suele ir pegada o atornillada, dependiendo del tipo de guitarra y del fabricante.

La caja de resonancia

La caja de resonancia es todo lo que no es el mástil. Es donde se produce el sonido de la guitarra. Esta caja de resonancia incluye ciertas partes fundamentales como la tapa, los aros, la boca, la roseta o el puente. Las guitarras eléctricas no tienen caja de resonancia: su cuerpo es macizo.

La tapa

La tapa, como bien lo indica su nombre, es la parte que cubre toda la guitarra. En la guitarra acústica tiene un orificio en el medio que suele ir adornado, a este agujero se le llama la boca y al adorno se le llama roseta. Esta puede estar construida de pino, abeto, cedro o ciprés. Si observamos la tapa por el otro lado, veremos que tiene unas barras finas, también de madera que se llaman varetas o espinetas y son unas barras de madera que no se ven a simple vista. Su disposición en la tapa depende del fabricante y es una de las partes que más cuidan.

El golpeador

El golpeador es una lámina de plástico que sirve para proteger la tapa de la guitarra de las ralladuras que surgen al tocarlas. Las vemos en las guitarras acústicas, eléctricas y algunas españolas.

Los aros

Los aros son las dos piezas que envuelven la caja acústica. El tipo de madera no influye solamente en los aros, también en las demás partes de la guitarra. Por ejemplo, la madera de los aros es una de las partes de la guitarra que influye mucho en el sonido y puede hacer que cambie, o sea, acústicamente podemos tener un sonido brillante con el Arce, un sonido con más armónicos con el Nogal, o un sonido más potente con el Palosanto.

Además, el tipo de madera también cumple una función con la imagen y la estética de la guitarra.

La boca

La boca sirve para proyectar el sonido fuera de la guitarra, y se encuentra ubicada en el medio de la tapa. Es exclusiva de las guitarras acústicas y españolas.

La roseta

Existen de diferentes tipos y colores, pero siempre se encuentran bordeando la boca de la guitarra y tiene función estética.

El puente

La función del puente es transferir las vibraciones de las cuerdas hasta la caja de resonancia, y amplificar el sonido. El puente se encuentra sobre la tapa a pocos centímetros de la boca. Hay distintos tipos de diseños de puentes según el fabricante y según la guitarra, sea española, acústica o eléctrica.

La selleta

La función de la selleta es sujetar las cuerdas y separarlas entre sí, es un hueso de color blanco y puede estar hecha de plástico, excepto en la guitarra eléctrica que es de metal.

Las cuerdas

Estas son una de las partes más importantes de la guitarra. Existen diferentes marcas, tipos y materiales según el género musical que se desee interpretar. Suelen ser de nylon o cobre, o metálicas en el caso de la guitarra eléctrica

La guitarra eléctrica

En el caso de la guitarra eléctrica puede presentar caja de resonancia o no, pero se le incorporan varios elementos adicionales.

Estos son las cápsulas o pastillas (micrófonos que recogen la vibración de las cuerdas) y perillas o controles de volumen y tono (que modifican la señal de salida de la guitarra al amplificador).

Algunas guitarras eléctricas tienen otros elementos como una palanca de vibrato, que permite aflojar o tensar el puente; o efectos  incorporados.

Aunque no es como tal una parte de la guitarra eléctrica, debes disponer de un amplificador para tocarla. Muchos guitarristas emplean además pedales de efectos como reverberación, delay, chorus, phaser, wah-wah, trémolo, octavoides, compresión de audio, etc.

>