Intervalos musicales: guía visual para principiantes

Es posible que en más de una ocasión hayas escuchado comentarios del tipo: “Si estudias las notas de esta partitura, verás un intervalo de sexta disminuida”. Si no comprendiste a que se referían, no desesperes: en esta guía conocerás que son los intervalos y cómo puedes usarlos.

Si eres principiante, debes tener en cuenta que es imposible entender, por ejemplo, los acordes, sin estudiar antes los intervalos. Es como tratar de calcular sin saber los números y los signos. Vamos allá.

Qué es un intervalo musical

La música como arte se nutre de tres elementos significativos: armonía, ritmo y melodía. No obstante, hay ciertos elementos que le son comunes. Nos referimos, por supuesto, a los intervalos.

Del mismo modo en que las magnitudes elementales (masa, tiempo, etc.) se califican según sus propias medidas, la música también emplea ciertos recursos para calcular sus rasgos. Por ejemplo, uno de los más conocidos es el pulso, mediante el cual podemos medir los tiempos musicales. De igual forma, existe una manera para medir la relación que se establece entre dos notas musicales: otra vez, el intervalo.

Cuando hablamos de intervalo nos referimos al contraste de la altura entre dos sonidos. Este concepto contiene lo mismo a los sonidos que suenan todos a al mismo tiempo (como los acordes), y a los que se ejecutan de manera continua como las melodías.

La expresión numérica para representar un intervalo es, por lo general, una proporción simple. Si tomamos la relación que se establece entre dos sonidos situados a distancia de quinta justa, será siempre de 3 tonos y medio. Pero eso lo abordaremos con mayor profundidad más adelante.

Podríamos decir entonces que un intervalo se forma cuando suenan distintos sonidos, y cuando en estos se producen distintas frecuencias.

Cómo medir intervalos musicales paso a paso

Hasta aquí todo claro. No obstante, surge una pregunta. ¿Cómo calculamos la diferencia que se produce entre la altura? O, en otras palabras, ¿se puede medir un intervalo?

La respuesta es que sí: un intervalo puede medirse. La forma más común es enumerando los tonos y semitonos que se hallan entre el par de notas que conforman esta pausa musical. Lo primero que hay que hacer para descubrir la tonalidad del intervalo que deseamos medir, es determinar cuál es la primera de las notas que aparecen.

Por ejemplo, si en un pentagrama hay un par de notas, y la primera es FA y la otra es SI, lo más lógico es afirmar que nos encontramos en la gama de FA mayor. En otras palabras, partiendo de la nota más grave encontraremos siempre la tonalidad.

A continuación, veremos que también se pueden emplear otras maneras para nombrar a los intervalos, y esto se logra comprendiendo los elementos por los que están formados: los tonos y los semitonos.

Tono y semitono

Cuando hablamos de tono y semitono nos referimos a la distancia reglamentaria que existe entre dos notas, siempre según el modelo de las escalas occidentales. Estos tienen diferentes maneras de distribuirse. El semitono es la distancia más pequeña que se establece entre las dos notas. En una guitarra, por ejemplo, se encuentra en la distancia entre un traste y el que le sigue (o también entre una cuerda al aire y el traste número uno).

Tipos de semitono y tono

Existen dos clases de semitono:

Cromático: Las dos notas que constituyen el momento de semitono se llaman igual.

Diatónico: Las dos notas que constituyen el momento de semitono tienen nombres diferentes.

Ahora bien, la diferencia ambos tipos no es sonora, sino en su escritura. Las sumas de dos semitonos forman un tono. Si tomamos las notas DO y RE en un piano, ambas están distanciadas por un tono, mientras que las de MI y FA solo las separan un semitono. Como en los procedimientos de la música occidental los semitonos separan las notas, tenemos que entre las letras DO y RE aparece entonces una nota intermedia.

Si nos fijamos en el teclado de un piano, las teclas negras se colocan en la parte superior, entre dos piezas contiguas. Es interesante notar que, por cada nota separada por un tono de la sucesiva, existe una tecla negra que las divide.

Identificando el tipo de intervalo

Por lo general un intervalo no se designa de acuerdo a los tonos y semitonos que lo componen (aunque también puede hacerse), sino que se establece una disposición numérica, en dependencia de la cantidad de notas de distancia que hay entre los sonidos. Cuando hablamos de notas nos referimos a las siete que todos conocen: DO-RE-MI-FA-SOL-LA-SI, en contraste con los 12 semitonos que coexisten entre todas ellas.

Para numerar un intervalo se cuenta el total del número de notas que comprende (contando aquellas que constituyen dicho intervalo).

Clasificación de los intervalos

Para clasificar un intervalo debemos tener en cuenta el orden por el cual se cataloga a cada uno de ellos. Por lo tanto, los intervalos pueden ser: Mayor, Menor, Justo, Aumentado o Disminuido.

Una indicación a tener en cuenta: Los intervalos de 4ª, 5ª y 8ª pueden ser justos, disminuidos o aumentados. Solo la 8ª puede ser justa. Los intervalos de 2ª, 3ª, 6ª y 7ª pueden ser mayores o menores.

Para comprenderlo mejor, un intervalo de 4ª no será nunca menor, como tampoco será justo uno de 3ª. Además, cuando usamos los denominadores “aumentado” o “disminuido”, es importante tener en cuenta que pueden ser utilizados en cualquier intervalo. Es por eso que los intervalos aumentados poseen un semitono más que su concerniente intervalo Mayor. Por el contrario, aquellos que son disminuidos comprenden un semitono menos que su intervalo inmediato Menor.

Por supuesto, existen otras formas de catalogar los intervalos musicales.

Una buena ilustración sería que, aunque sabemos leer y escribir, no necesitamos tener una preparación absoluta en ramas como la gramática para tener una buena ortografía. De todas formas, estudiamos principios básicos como los elementos que conforman una oración, el lexema, etc., siempre con la intención de mejorar nuestros conocimientos.

De igual manera, trabajar con la teoría de los intervalos nos ayuda a entender la formación de los acordes sin tener que penetrar mucho en conceptos más complicados. Si nos dicen que un acorde tiene una fundamental, una 5ª justa y una 7ª menor, sabemos que nos encontramos ante la presencia de intervalos.

>